dissabte, 28 de juliol de 2012

DESDE NICARAGUA 1. PREMIER DEL DOCUMENTAL DE PEP CABALLÉ "La Revolución tiene todas las vocales"

El día viernes, 27 de julio, tuvo lugar la premier del documental de Pep Caballé "La Revolución tiene todas las vocales" en la sede de la AEPCFA de Managua. Se trataba de una proyección dirigida a invitados especiales que precede a la que se realizará el día sábado especial para brigadistas.
A continuación tienen las palabras de presentación a cargo de los Cros. Néstor Espinosa y Sebas Parra y alguna imágenes del evento:


Es un gusto, en nombre de la Asociación de Educación Popular Carlos Fonseca Amador, que en unos días cumple 22 años de fundación, y en nombre de la solidaridad, darles la bienvenida a la presentación de la película “La Revolución tiene todas las vocales”.

Un día como hoy, hace 32 años, faltaban poco menos de un mes para que las decenas de miles de brigadistas del Ejército Popular de Alfabetización regresáramos a nuestros hogares con nuestras mochilas llenas de flores y recuerdos, y nuestros corazones repletos de la más grande satisfacción del deber cumplido.

Un año antes se había definido y empezado a organizar la primera tarea de la Revolución triunfante, tal vez la más grande, por sus dimensiones, por sus anhelos: enseñar a leer y escribir a Nicaragua entera. Desde entonces, y por 32 años continuos, la alfabetización en Nicaragua ha sido y es, la epopeya más grande del siglo XX en cuanto a movilización y participación popular en todo el mundo.

Inspirados en los más altos ideales de la Humanidad, durante casi siete meses nos preparamos para enseñar y servir al hermano. Y eso no sólo involucró a los chavalos que somos aún hoy entusiastas y partícipes de las causas justas, sino que también a nuestras familias, a nuestros conocidos y desconocidos, y a todo el país y a quienes desde más allá de las fronteras se aprestaron a aportar de todas las formas habidas y por haber, inclusive su propia presencia física, para el éxito de esta hermosa tarea.

Cuando regresamos, el 23 de Agosto, cinco meses después de haber partido, diciendo que habíamos cumplido, que habíamos herido de muerte al analfabetismo, nos dimos cuenta que al servir, con Amor, habíamos resultado ser los servidos con un Amor tan grande, que aún hoy, se nos hace un torozón en la garganta y se nos llenan de lágrimas los ojos al recordar a nuestras familias campesinas y a nuestros alfabetizados, en todos y cada uno de los días que permanecimos bajo su techo y más aún cuando nos despedimos a moco tendido en cada una de las comunidades de todo el país, a donde llevamos la luz del entender ese montón de símbolos y garabatos impresos en las hojas sueltas, páginas de libros y folletos, el saco de semillas o de fertilizantes para la siembra, en los periódicos, mantas, afiches y hasta en las vallas publicitarias.

Después de eso nada fue igual. Nos habíamos enamorado.

De ese enamoramiento es que vamos a hablar en esta ocasión.

Decía el general de hombres libres, Augusto C. Sandino: “Nuestra causa triunfará, porque es la causa de la justicia, porque es la causa del Amor.”

En la primera carta a los corintios, San Pablo, dice que sin amor, nada de lo que se hace tiene valor y define al amor como paciente, servicial; y sin envidia. Dice que el amor no es envidioso, no hace alarde, no se envanece, no procede con bajeza, no busca su propio interés, no se irrita, no tienen en cuenta el mal recibido, no se alegra de la injusticia, sino que se regocija con la verdad. El amor todo lo disculpa, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta. El amor no pasará jamás, dice San Pablo.

Con ese amor, el de verdad, están impregnados los protagonistas de estos últimos 32 en Nicaragua, en los que no se ha dejado de alfabetizar ni un solo día, tal como pidiera el Padre de la Revolución, el Comandante Carlos Fonseca Amador, al decir  que a los combatientes del Frente Sandinista no se les enseñara sólo sobre las armas, sino que también a leer y escribir.

Ese amor es el que ha inspirado a todos los chavalos de la alfabetización, que muchos, aún hoy, chavalos de más de 40 años, seguimos soñando y creyendo, esperando todo, dando todo. Los chavalos que nos fuimos en marzo de 1980 hasta el último rincón de la patria, así como los chavalos que estuvieron en nuestro nicaragüense Río San Juan y Nueva Guinea, enseñando, no sólo a leer y escribir, sino que a vivir con dignidad, construyendo escuelas, centros de salud y creando nuevas formas, mejores formas de vivir y de producir, porque eso es alfabetización.

La alfabetización es el Amor de nuestros 52 mártires, caídos durante la Gran Cruzada de Alfabetización, pero también los otros, los que no se han contado, que dieron su vida, hasta el último aliento, por compartir la luz en los 32 años siguientes. El Amor del que hablamos es el de la madre, que recibiendo el cuerpo de su hijo muerto en la tarea de enseñar a leer y escribir, le dice al profesor Orlando Pineda, aquí está mi otro hijo para que se vaya con usted a ocupar el lugar que quedó vacío.

El Amor de la alfabetización es La Asociación de Educación Popular Carlos Fonseca Amador en San Francisco Libre, libre de verdad, al ser declarado como un territorio sin analfabetas, con una vida nueva, con esperanza, habiendo aprendido que la tierra produce, mucho más de lo que creemos.

La alfabetización es el desvelo de la Asociación de Educación Popular Carlos Fonseca Amador en La Habana, con el “Yo si puedo”, preparando los miles de televisores, cartillas y métodos de aprendizaje y enseñanza, miles de juegos de las lecciones en cassettes VHS y sus reproductores, y una deuda impagable, que nunca ha sido cobrada, ni nunca será cobrada, porque el Amor, todo lo cree y no espera nada a cambio.

Es la alegría de los furgones llenos del “Yo si puedo” recorriendo calles y carreteras desde el puerto y el aeropuerto, resguardados por el ejército y la policía, que también son protagonistas de este Amor y son partícipes de él, porque también se impregnaron y se enamoraron.

La alfabetización es el centenar de alcaldes, de todos los colores políticos, adoptando el “Yo si puedo” en sus municipios, porque se enamoraron de la luz.

Los protagonistas de la alfabetización continúan siendo los chavalos, los universitarios, y los estudiantes de secundaria, la juventud, motor de cambio y empuje, que, por ejemplo, hace un par de años, lodosos y felices, con una felicidad incomparable, tras declarar territorio libre del analfabetismo, regresaron de la Región Autónoma del Atlántico Norte, donde enseñaron a leer a miskitos y mayagnas, las comunidades originarias, en su propia lengua, basados en el “Yo si puedo”, pero adecuado en “Yang lika sipsna”.

Y es también los chavalos que hoy, con la Asociación de Educación Popular Carlos Fonseca Amador, están en la Región Autónoma del Atlántico Sur, enseñando en nuevos puntos de alfabetización. Porque ahora, la tecnología y la metodología cambió. Ya no somos los brigadistas de los ochentas que con tiza en mano mostramos la vuelta de la o, la e, la a, la u o el palo parado de la i. Ahora son facilitadores del maestro que desde la pantalla de un televisor enseña eso mismo en lugares donde no había corriente eléctrica, ni nunca jamás había habido un televisor, mucho menos alguien que le dijera, “hermano, vos si podes, yo creo en vos”.

Con el riesgo de parecer injusto, no quiero dejar de recordar aquí, uno de los muchos nombres de los entusiastas de la alfabetización, de los que han creído todo, soportado todo, esperado todo. Son miles, millones tal vez, pero en nombre de todos ellos, recordamos, y en especial la Asociación de Educación Popular Carlos Fonseca Amador, a Tomás Borge Martínez, que nunca le dijo no a la alfabetización y, como lo han hecho muchos, apoyó esta ininterrumpida causa del Amor de los últimos 32 años.

Finalmente y no mucho menos importante, esta gran movilización y participación popular que es la Alfabetización en Nicaragua, es la inmensa solidaridad internacional. Es ese montón de gente, de todo el mundo, gente enamorada que hasta ha llegado a hipotecar su casa, su propia casa, para la causa de la alfabetización.

Esos enamorados que no sólo organizan festivales, asociaciones, manifestaciones, colectas para apoyar la alfabetización, sino que con sus propios recursos se vienen para acá y se llenan de Nicaragua hasta la coronilla, como personalmente pude ver en los lodosos y difíciles caminos del serpenteante Río Coco.

En ese sentido quiero presentarles a dos enamorados de la alfabetización. El compañero Sebas Parra, un generoso maestro catalán, que desde muy temprano, en 1976, decidió que lo suyo era la enseñanza para adultos, y es fundador de redes de escuelas de adultos en su nación. Sebas, actualmente es profesor asociado de los Estudios de Educación Social de la Universidad de Girona, además trabaja en el equipo promotor de la Universidad Popular Alternativa (UPA). Pero además él, hace varios años, se enamoró irremediablemente de la alfabetización en Nicaragua y se ha entregado a ella, solidariamente, como un nicaragüense más.

Sebas Parra, le enseñó su Amor a otro maestro, un infógrafo y documentalista solidario con el pueblo de Nicaragua y particularmente con la Alfabetización y la Educación Popular, que vive, sueña y trabaja en las tierras de Girona, pero que cayó irremediablemente enamorado de Nicaragua y la alfabetización y que hoy, nos presenta su más reciente trabajo: “La revolución tiene todas las vocales”, una historia inspirada en estos 32 años de alfabetización continua, contextualizada en la celebración del trigésimo aniversario de la Gran Cruzada Nacional de Alfabetización, y que se une a la lista de otros documentales hechos en Nicaragua como “El Centro Termal de San Francisco Libre”, en 2003, “¿Qué cosa es la alfabetización mí hermano?. Celebrando el XXV Aniversario de la CNA”, en 2005, y “Somos andando”, en 2007. Hablo de Pep Caballé.

Sebas y Pep, que hoy nos reúnen aquí!
 
 
Como nos recuerda el documentalista chileno Patricio Guzmán, el gran director que conocimos en la década de los setenta del siglo pasado con su memorable “La batalla de Chile”, lo que no se registra simplemente no existe en la memoria de los pueblos. Y, enamorados por aquella Revolución Sandinista que hacía de la Educación uno de sus pilares dando el primer paso con la Alfabetización, cómplices fieles como hemos sido de los esfuerzos intensos y continuados del pueblo nicaragüense a lo largo de más de tres décadas de lucha contra el analfabetismo, necesitábamos registrar, construir memoria, y compartir esa fuente de enseñanzas que ha hecho posible la actual Nicaragua Territorio Libre de Analfabetismo. Así nace la idea de realizar este documental obra del Cro. Pep Caballé, maestro, infógrafo y documentalista solidario con el pueblo nicaragüense y particularmente con la Alfabetización y la Educación Popular, autor de otros trabajos centrados en Nicaragua: “Salt-Quilalí, ir y volver”, 2002, “El Centro Termal de San Francisco Libre”, 2003, “¿Qué cosa se la alfabetización mí hermano?. Celebrando el XXV Aniversario de la CNA”, 2005, “Somos andando”, 2007...

En el documental, titulado “La Revolución tiene todas las vocales”, una joven brigadista de Managua, estudiante de periodismo, que viaja al lejano Rico Coco siguiendo el llamado de la AEPCFA, descubre y nos ayuda a entender la magnitud de la gesta popular iniciada en la Cruzada Nacional de Alfabetización, CNA, en 1980, y culminada el 2010 con la declaración de Nicaragua Territorio Libre de Analfabetismo.
Muy brevemente quiero compartir con ustedes cinco reflexiones antes de pasar a proyectar el documental:

- La primera. Como ustedes saben, tenemos documentales sobre la CNA y la Alfabetización en Nicaragua editados por las instituciones o destinadas a destacar el importantísimo papel que han jugado y juegan las instituciones en la lucha contra el analfabetismo. Tenemos también algunos editados por diferentes agentes de la cooperación internacional o donde se destaca el papel de la cooperación y de los y las cooperantes internacionales. Es legítimo y correcto. Pero nosotros queríamos registrar la memoria y la mirada del pueblo, de los hombres y las mujeres que han protagonizado en primera línea de combate las batallas más relevantes contra el analfabetismo al tiempo que hacíamos un reconocimiento a ese pueblo heroico y generoso que se adentró en las montañas de toda Nicaragua en 1980 y no ha parado ni un solo día hasta ver cumplido su segundo sueño: la alfabetización.

- Como consecuencia de nuestra opción por la mirada y la memoria  popular estamos seguros de que en “La Revolución tiene  todas las vocales” faltan muchísimos protagonistas, faltan cientos, miles de gentes anónimas que deberían haber podido explicar también su experiencia, como iletradas que aprendieron a leer y a escribir, como alfabetizadores que enseñaron a leer y a escribir, como dirigentes de la Alfabetización que la hicieron posible… Les pedimos humildemente disculpas a quienes no salieron y les pedimos que se sientan representadas y representados por quienes salen, pues el motivo no fue otro que la imposibilidad de recoger las enseñanzas que esa legión de jóvenes han venido regalando al mundo durante más de tres décadas… necesitaríamos una película de una duración imposible, de meses y meses de proyección continuada…

- No obstante, hemos huido de la actual mercantilización del mercado capitalista de productos audiovisuales que favorece “cápsulas neutras”, de un máximo estándar de 30 minutos, o algunos menos para poder intercalar las cuñas publicitarias, que sólo persiguen la ocultación de la realidad y la manufactura del idiota colectivo… “La Revolución tiene todas las vocales” dura alrededor de dos horas y, además, pedimos siempre que la proyección se acompañe de un debate crítico y sin límites de tiempo… 

- Un documental, el registro de la memoria histórica, no es nunca neutro ni neutral. Nunca. Por eso nosotros no ocultamos que en nuestro documental destacamos el papel del FSLN y de la AEPCFA, y especialmente de Orlando Pineda Flores y su Pedagogía del Amor. ¿Qué otra persona en Nicaragua y fuera de Nicaragua podría representar mejor al pueblo paradigma, ejemplo tenaz de lucha por la erradicación del analfabetismo que quién anduvo siempre pegado al pueblo como tayacán de esa lucha? ¿Quién mejor que ese guerrillero de la alfabetización, de ese quijote de la alfabetización?    

- Vamos concluyendo. Para realizar este trabajo no hemos pedido subvenciones ni ayudas económicas o de cualquier otro tipo a instituciones u organismos de ningún lugar y orientación. Hemos querido tener las manos libres. Los medios técnicos y logísticos han sido escasos, artesanales… No esperen una gran superproducción rebosante de recursos típica de la industria capitalista. Pero créanme si les digo que a pesar de la pobreza de medios, no encontrarán un trabajo sobre la Alfabetización de Nicaragua donde se haya invertido tanto Amor… 

- Y termino esta presentación. Vuelvo al Maestro Patricio Guzmán, cuando nos dice: el camino del documentalista debe ser completamente ajeno a la farándula, hay que ser austero porque uno es portavoz de otros, debe darle la palabra a la gente. Pep Caballé optó por dar la palabra a la gente para que los hombres y mujeres nicaragüenses fueran los protagonistas de esta crónica hecha con la mano artesanal, paciente y creativa y la peculiar mirada ideológica y estética de Pep. El documental está pensado pues para Nicaragua y el pueblo que hizo posible la gran gesta política y educativa que narra. Si no salió mejor la responsabilidad es solo nuestra.

Esperamos que sea de su agrado. 

1 comentari:

FaBiola Amador Moncada ha dit...

Compañeros, a mi me encantaría verlo!