dimecres, 15 d’octubre de 2014

CARTA DEL MAESTRO PINEDA


Managua, Nicaragua 13 de octubre 2014

Compañeras y compañeros, amigas y amigos: Son las 9: am en punto y le he pedido a los compañeros de AEPCFA retrasar nuestra reunión semanal para escribir estas líneas en un día tan importante como hoy. Ya saben que hoy es 13 de octubre fecha en que cumplimos aquí en Nicaragua 27 años de haber declarado a Río San Juan Territorio Libre de Analfabetismo. Hay varias cosas que nos hacen felices: una de ellas, como por ejemplo, a 7 años del triunfo de la Revolución Popular Sandinista, ya el Frente Sandinista estaba declarando libre de analfabetismo al departamento más olvidado por Somoza con un 96% de iletrados.

Investíguenlo: en toda América no se había declarado un departamento libre de analfabetismo en ese entonces. Si se había declarado orgullosamente a la hermana República de Cuba libre de analfabetismo. Eso hoy día nos da una gran felicidad porque en el Proyecto principal de la UNESCO se aspiraba a declarar a toda América libre de analfabetismo antes del año 2000 y más bien en otros países crecían las cifras en vez de disminuir. En AEPCFA, creemos que si la UNESCO vino a realizar las investigaciones in situ era porque creían, y querían decirle al mundo entero, que Nicaragua con su Revolución, aún en un sitio de guerra impuesta por el imperio norteamericano, realizaba esta hazaña. En conversaciones con los señores de la UNESCO, la señora Ana Luisa Jáuregui, que llegó desde la sede central de la UNESCO en París, año 1987, y el señor Juan Chong representante de la UNESCO para toda Centroamérica con sede en Costa Rica, el señor Juan Bautista Arríen, recientemente fallecido, responsable de organización del MINED en Nicaragua en los días de la verificación a Boca de Sábalo, Buena Vista, Asentamiento Cruz Verde, las Azucenas, México, municipio de San Miguelito, en ese recorrido por estas comunidades y otros asentamientos nos decían ¿cómo han hecho ustedes para construir tantas escuelas, todas ellas de 6 aulas? y nosotros le contestábamos; la solidaridad es la ternura de los pueblos. Se quedaban admirados de ver pupitres, pizarras, escuelas hechas de madera con zinc de techo en su mayoría, todas ellas construidas en montañas, caseríos y montes y le decíamos “es el pueblo catalán, los vascos, los alemanes, los italianos, son las brigadas que vienen de 10 en 10, de 20 en 20 y hasta de 50 compañeros todos los años en junio, julio y agosto”, ellos llegaban con sus propias herramientas, con ánimo, con ternura, con amor para ayudar a nuestra Revolución. No encontró la UNESCO una sola comunidad donde no hubiera una escuela construida y decíamos “Ana luisa, Juan, es necesario que los niños vayan a la escuela para que no caigamos en el río de analfabetismo del futuro, pero, para ello, tiene que haber escuelas bonitas como estas”. Hoy nos imaginamos que muchos brigadistas que vinieron de Europa a juntarse con nosotros recordaran este día porque la declaración de Río San Juan Territorio Libre de Analfabetismo fue un gran esfuerzo del FSLN pero, también, de los pueblos enamorados de nuestro proceso enamorador y educativo. Se me vienen a la mente las palabras de Juan Chong, hombre robusto muy decidido a caminar por el fango, que decía “hay que aprender de esta región que en cada una de sus comunidades hay tres, cuatro y hasta cinco maestros trabajando en turnos matutinos, vespertinos y por la tarde noche van haciendo llegar a todos los alfabetizados campesinos hombres y mujeres rumbo a su cuarto grado cerrando también la llave al retorno del analfabetismo”.

Hoy cuando sean las 10:30 am y estemos reunidos los miembros de la AEPCFA que en su mayoría estuvieron en ese acto recordaremos los momentos en que aquellas manos callosas de hombres y mujeres campesinos se encargaron de izar la bandera de Territorio Libre de Analfabetismo a todo el Departamento de Río San Juan, en la mañana heroica de aquel 13 de octubre que le dio felicidad a nuestra Dirección Nacional pero, también, un gran orgullo a todo nuestro campesinado riosanjuaneño porque ellos hicieron suya la consigna de “el pueblo enseña al pueblo, el pueblo hizo patria y la patria brillo con su pueblo”. Pero, más feliz que nadie fue la Brigada Benicio Herrera Jerez, primera brigada educativa que salió de los distintas normales del país, muchachos y muchachas de las carreras de ciencias de la educación de la UNAN Managua y UNAN León, heroicas mujeres y hombres que se internaron en esas montañas a sabiendas de que la guerra contrarevolucionaria estaba atacando comunidad por comunidad intentando penetrar pero jamás pudieron porque las mujeres y los hombres organizados en cooperativas en los distintos asentamientos y nuestros jóvenes maestros hicieron retroceder al enemigo hacia sus santuarios donde eran protegidos por los enemigos de nuestra Revolución. Esos muchachos de la Brigada Benicio Herrera Jerez, son los que dirigieron la organización de las distintas cooperativas ayudando al MIDINRA de aquel entonces, son los que hicieron los preescolares, y las escuelas de primaria, los centros de salud pero, también desde 1884 construyendo de palma y bambú nuestra escuela, la primera Normal Melida Anaya Montes, ya que estábamos convencidos que nuestro principal tarea era formar a los propios maestros del propio Río San Juan. En este día nos toca hacer honor a cinco héroes y mártires maestros de la brigada que derramaron su sangre con tal de ver a un Río San Juan lleno de gloria y futuro agrícola y ganadero, pues estaban convencidos que solamente a través de la educación los pueblos se crecen ante las grandes dificultades organizándose para dar fruto a la esperada asociatividad económica que hoy poco a poco vamos formando.

Les escribo porque seguro que ustedes también gozan de la felicidad en este día porque hace 27 años esta patria llamada Nicaragua le dio ejemplo al mundo entero, también le dio animo a los dirigentes de la UNESCO para que entendieran que la erradicación del analfabetismo de los pueblos es posible si hay voluntad política de los gobiernos, también acompañados de dos elementos principales como son los obreros y los campesinos y principalmente la juventud, que si le enseñamos o mejor dicho le damos tareas difíciles se enamoran, se llenan de ternura y logran hacer posible lo imposible.

Les hacemos llegar un fraternal abrazo desde esta Nicaragua linda.

Maestro Orlando Pineda Flores
Presidente Asociación de Educación Popular Carlos Fonseca Amador